Consejos para hacer la compra

El momento de la compra es uno de los mas importantes para nuestra salud. Lo que nos llevamos a casa es aquello que vamos a cocinar y consumir de forma posterior, así que una buena compra nos garantiza unas comidas saludables. Os tramos unos pequeños consejos para que siempre acertéis:

 

  1. Planificación de las comidas:

¿Cuántas veces a lo largo de la semana te preguntas lo que vas a comer ese mismo día?

Esta situación con frecuencia desemboca o en la compra de “algo para comer” que se traduce por cualquier producto insano o en una compra de última hora que no teníamos contemplada y que termina con la compra de productos un poco al tuntún.

Antes de ir a comprar es importante tener en mente cuales van a ser las comidas de la semana, si vas a comer en casa, si vas a comer de tupper… para así ajustar la compra y evitar tirar comida y dinero.

 

  1. Lista de la compra

Aunque parezca una evidencia, la lista de la compra es importante. Los supermercados se diseñan de forma estratégica para que termines cogiendo todo lo que no te falta, si llevas una lista bien planificada y te ciñes a ella evitarás los alimentos más superfluos.

 

  1. Frescos y conservas frente a procesados

Potencia siempre los alimentos frescos como fruta, verdura, huevos, pescado, legumbres,frutos secos, pasta, arroz… frente a platos precocinados, productos con muchos ingredientes, patatas de bolsa, cereales del desayuno…

En resumen, elije comida real.

 

  1. Presta atención a las etiquetas

 

Que parezca sano no implica que lo sea, es importante mirar los ingredientes de los productos, la mayoría esconden azúcar o grasas de mala calidad entre sus ingredientes principales, suele ser el caso de los cereales del desayuno, barritas, zumos y batidos…

 

Por otro lado, intenta consumir siempre productos de temporada y de tu zona geográfica.

 

  1. Los congelados son tus aliado.

Aunque lo ideal es tenerlo todo planificado, si tu vida pasa por un momento caótico y cuando compras fresco se termina poniendo malo, acuérdate siempre de los congelados.

No hablamos de los salteados varios con verduras y bacon, jamón o algún similar ni de las varitas de merluza, sino de verduras o arroz o pasta congelados.

 

Tampoco hay que olvidar que comprar frescos no implica que tengas que estar comprando o cocinando a diario, no olvides que tanto la carne como el pescado puedes congelarlos en crudo y descongelarlos cuando sea necesario.

También, platos más elaborados como unas lentejas(sin patata claro), atún con tomate, calamares encebollados o una lasaña puedes hacerlos un día y congelarlo en varias raciones.

 

 

María Pérez – Nutricionista

Dandelion Salud

Deja un comentario